22 Feb 2016

Sobre la declinación de los anfibios (II)

 

Sobre la declinación de los anfibios (II)

Por: Jorge Ventocilla

 

 

Para un breve resumen de lo explicado en la primera parte de este artículo (Luna Llena de febrero), citaremos aquí parte de la introducción de la página web del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios en Panamá: “Los anfibios están muriendo en todo el mundo a causa de la quitridiomicosis. Esta enfermedad, causada por Batrachochytrium dendrobatidis (Bd), es responsable de dramáticos colapsos poblacionales y extinciones en el Neotrópico [bosques tropicales de América], incluyendo los bosques de Panamá”.

 

Después de que el Bd llega a una nueva área, las poblaciones de casi todas las especies de anfibios declinan (una minoría son resistentes), mostrando luego poca capacidad para recuperarse. Los científicos creen que buen número de las especies que han sido afectadas podrían haber terminado extintas, y actualmente no estamos en capacidad de detener el avance de la enfermedad en el campo, ni de prevenir  su avance. 

 

Hace ya una década, en Panamá y bajo los auspicios del zoológico de Houston y el liderazgo de la Autoridad Nacional del Ambiente, se inició la construcción de un centro de cría de anfibios en cautiverio. Varios otros zoológicos y acuarios miembros de la AZA (Asociación Americana de Zoológicos y Acuarios) ofrecieron su valioso aporte a este esfuerzo, así como entidades tales como Conservación Internacional e instituciones y empresas panameñas como el Parque Municipal Summit, Hotel Campestre de El Valle, Banco Continental y Ripard Holding Corp.  Este centro de crianza de anfibios, localizado en el zoológico El Níspero de El Valle, lleva por nombre Centro de Conservación de Anfibios de El Valle (EVACC) y fue completado el 2007, bajo liderazgo de los biólogos Edgardo Griffith y Heidi Ross.

 

El EVACC ha sido un modelo para esfuerzos internacionales similares de rescate y reproducción de anfibios en otras partes del mundo. Con esta instalación en operación se materializó una de las recomendaciones de la Declaración del Amphibian Conservation Summit, evento mundial realizado en el mes de septiembre del 2005 en la ciudad de Washington, que urgió a enfrentar en forma conjunta y coordinada la crisis global que afecta dramáticamente a las poblaciones de anfibios.

 

Y desde el 2009 también se cuenta con un proyecto mayor, el “Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá”, cuya página de internet mucho recomiendo visitar ((http://amphibianrescue.org/es/). El Proyecto es resultado del trabajo conjunto de diversas facilidades de la Institución Smithsonian, incluyendo el Smithsonian de Panamá, y los zoológicos de Cheyenne Mountain, New England y Houston. 

 

El Proyecto ha establecido una segunda instalación, denominada Centro de Investigación y Conservación de Anfibios de Gamboa (ARCC Gamboa), localizada en esta comunidad de las áreas revertidas. Su misión es llevar a cabo las labores de investigación y conservación de especies de anfibios, conjuntamente con el EVACC. 

 

Hace unos días tuve la oportunidad de conversar con el Dr. Roberto Ibáñez, director del Proyecto, quién entre otros me indicó que desde el 2009 no se ha visto en estado silvestre ejemplares de la rana dorada (Atelopus zeteki) y que la quitridiomicosis ya ha sido reportada en el Darién. “No es fácil reproducir a las ranas- señaló -. En algunos casos no conocíamos los detalles de la reproducción de la especie ni las condiciones ecológicas necesarias. Lo que buscamos con mucho esfuerzo es establecer verdaderas “fincas de ranas”, de 400 a 500 individuos de unas 16 a 20 especies, con el fin último de liberar las ranas en lugares donde el hongo ha diezmado las poblaciones, por cada especie. Buscando cómo controlar al hongo se han empezado a estudiar bacterias que normalmente viven sobre la piel de los anfibios y que podrían inhibir el crecimiento de Batrachochytrium dendrobatidis”.

 

Mucho ánimo y suerte deseamos a los investigadores, hombres y mujeres, de Panamá y otros países, que dentro del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá trabajan por una causa noble que busca preservar parte del patrimonio natural del país; ayudando a su vez a otros países de la región. Los que desde fuera observamos con interés esta iniciativa, bien podemos ser parte de la causa informándonos: vale  mencionar por esto también, que la exhibición “Fabulosas Ranas de Panamá” es parte de las actividades educativas que ofrece el Centro Natural Punta Culebra, en la Calzada de Amador y cerca al Biomuseo.