28 Sep 2015

Canna o bandera española

por: Jorge Ventocilla

Canna o bandera española

Polvo somos, seremos

ni aire, ni fuego, ni agua

sino

tierra, solo tierra

seremos.

Y tal vez

unas flores amarillas

Neruda

 

Salió en nuestro jardín – ahora que hay mucha agua y tras larga espera – una flor de Canna como la que aquí mostramos. Pequeño gran acontecimiento que dio pie a que nos interesáramos en aprender más sobre estas plantas. 

La familia botánica Cannaceae comprende un género único, Canna, y agrupa medio centenar de especies herbáceas, originarias todas de América tropical.   Las variedades domesticadas tienen flores grandes y coloridas y son muy populares como ornamentales.  Ponga atención y las distinguirá en algunas vermas entre calles, bordes de aceras y parques de la ciudad.

“Banderola”, les dicen también en el interior de Panamá. Bandera, chancle o coyol en otros países americanos. Crecen a partir de semillas o de rizomas; gustan de mucho sol y suelos húmedos, aunque se adaptan bien a diferentes condiciones. Además de sus flores el follaje puede ser atractivo, con tonos verdes y rojizos.

Hoy en día las Canna se han naturalizado en lugares tan lejanos como Hawái. “…frecuente en los poblados, a lo largo de las carreteras, en plantaciones de cocoteros, claros en el bosque y en las quebradas”, cita un reporte técnico de Fiji. Las hay  en Samoa, las islas Cook y Marshall, la Micronesia, Tonga y Vanuatu.  A veces son consideradas una plaga en Nueva Zelanda.

Uno de los abalorios de semillas naturales más usados en joyería, proviene de Canna indica, planta de semillas negras, sumamente duras y perfectamente esféricas. Las usan incluso en la distante India para hacer collares y rosarios.  

La especie fue nombrada  por el celebre naturalista sueco Carl von Linne, quien por lo visto pensó equivocadamente que provenía de la India. Contrario a lo que pasa con las variedades cultivadas, sus flores son muy pequeñas y únicamente rojas. La raíz es fibrosa pero agradable si se le cocina.  En las Indias Occidentales hacen harina de ella.

Otra especie muy valorada es Canna edulis, la “achira” del Perú. Esta crece hasta los 3 m de altura y desde tiempos prehispánicos se le ha sembrado en valles abrigados de México, las islas del Caribe, hasta  en la actual Argentina.  Hoy también la siembran en Hawai, Australia, Vietnam e Indonesia, por sus rizomas comestibles.  

En el Perú los rizomas se suelen consumir asados, como el camote, y así se venden en los mercados de la sierra.  La harina es de fácil digestión, apropiada para niños, ancianos y personas con problemas digestivos. La preparación más usada y que se conserva por más días, se denomina achira waik’o en quechua.  En algunos pueblos la achira sirve todavía para comerciar con vecinos, haciendo trueque. En el Cuzco siempre estará presente en la fiesta del Corpus Christi.  

He leído que cada vez se cultiva más achira en Vietnam, y que con ella producen fideos de alta calidad y valor nutritivo.

 

 

 

Foto: Claines Canna.Giantsshoulders at en.wikipedia [Public domain], from Wikimedia Commons