5 Mar 2015

Se va para volver, la gaviota más común…

Ilustración de Dana Gardner, del libro “¿Qué Vuela Ahí? Guía para conocer, apreciar y proteger a las aves de la ciudad de Panamá”. Imprelibros, 2004.

 

Por: Jorge Ventocilla

Es en el mes de marzo cuando la gran mayoría de las gaviotas reidoras, Larus atricilla, sin duda la especie de gaviota más abundante en Panamá, se va a sus territorios de anidación en las costas estadounidenses sobre el Atlántico, el Golfo de México, las Bahamas y las demás islas del Caribe.  

 

Retornarán luego adonde tienen calidad de aves migratorias: desde el sur de EEUU, hasta el Perú y el norte de Brasil. Vuelven a Panamá después de casi medio año de ausencia, allá por el mes de septiembre. Puede que algunos juveniles y adultos que no se están reproduciendo, se queden en nuestras costas todo el año.  

 

La gaviota reidora es mas bien pequeña en comparación a otras especies;  pesa poco más de media libra.  Su figura se aprecia mejor cuando despliega su vuelo planeado y destacan entonces sus alas anchas y angulares. Vive en lugares lodosos, en salinas y áreas costeras, pero también se les observa  en espacios de agua dulce al interior de la tierra firme, como los lagos del Canal. 

 

Se junta a veces en bandadas de cientos de individuos, mezcladas con otras especies de gaviotas. Las he visto en algunos parajes urbanos, como la Terminal de Transporte, revoloteando en busca de comida; pareciera que no encuentran suficiente que comer en su hábitat acuático…

 

Comen peces y algunos invertebrados marinos  - corretean a los cangrejos sobre el lodo. También carroña y basura que encuentran en la costa, o flotando en el agua:  ayudan entonces a la limpieza y la salud ambiental, como también hacen los gallinazos en tierra firme.  Vivarachas y oportunistas, si pueden intentarán robar los peces a los pelícanos, antes de que los traguen.

 

El nombre de gaviota reidora se debe a que emite un grito cacareado con cierto parecido a la carcajada humana.  Este llamado lo hacen en época de reproducción cuando en su mayoría, como dijimos al inicio, no están en Panamá. Si bien no he tenido la oportunidad de oírlo, algunos colegas biólogos me han mencionado que este cacareo se les escucha en marzo, poco antes de que vuelen hacia sus áreas de anidación.