31 Jul 2015

LA HIERBA LIMÓN

Por: Jorge Ventocilla 

La hierba limón

Esta es una gramínea de apariencia muy sencilla que crece sin dificultad y a la que bastan abundante sol y una provisión regular de agua para desarrollarse (y de paso traernos una serie de cosas buenas.)

Preste atención en lo que va por la ciudad: la encontrará sembrada en jardines y llanos,  hasta en macetas.  Y pregunte a quien la conoce bien para que vea que todos hablan bien de ella. Cymbopogon citratus es su nombre botánico.  

Siendo tan común se podría pensar que es nativa, del patio. Pero lo cierto es que proviene de la India y Sri Lanka, aunque hoy en día se le cultiva en muchos países. 

En el interior también le llaman paja de limón, y no son pocas las personas que todavía la toman en las mañanas en lugar de café. Tiempo atrás pregunté a unos colegas biólogos por los recuerdos que les propiciaba la hierba limón.  El té con raspadura me recuerda al abuelito y sus cuentos de las tardes, me dijo una. Antes el té de hierba limón era la bebida oficial de los velorios en el interior, me dijo otro. Un tercero me mencionó que siendo niño aprendió que - para que los pequeñitos duerman pronto y con buenos sueños - nada mejor que hierba limón con canela y leche caliente.

Hoy se cultiva en tantos países distintos que buscando en Internet encontré para esta planta nombres populares en nada menos que 39 idiomas.  En nuestra vecina Costa Rica la llaman zacate limón; limonaria en Colombia.  Citronera o limonera en Venezuela; caña santa o hierba de calentura en Cuba; hierba luisa en el Perú.  La Inka-Cola, “la bebida de sabor nacional” del Perú, se hace a base de hierba limón, y se consume más que la Coca Cola. 

Bien lo dice un informe técnico: “las plantas medicinales representan cerca del 25 % del total de las prescripciones médicas de los países industrializados y el 80 % del arsenal terapéutico en los países en desarrollo”.  La  Cymbopogon citratus no se queda atrás. 

 

Se le usa en infusiones, sola o mezclada con otras plantas, para bajar la presión arterial, la fiebre y para combatir los catarros.  Igualmente es buena para combatir el asma, la diarrea, la tos, la alteración nerviosa, la fiebre, las infecciones ováricas y la retención de la orina. Evita la formación de gases en el intestino, es expectorante y descongestionante del tracto respiratorio. Es también un poderoso antiséptico y aleja a los insectos.

En la cocina se utilizan los tallos de hierba limón, en especial en sopas y platillos tailandeses y vietnamitas. 

Útil, además, para evitar la erosión del suelo, es una de las plantas favoritas en permacultura y agricultura orgánica. Se siembra a partir de secciones del aglomerado de tallos y raíces que se van formando en lo que la planta crece (una planta adulta puede llegar a producir hasta 50 nuevas plantas). Su ciclo de vida es de cuatro a cinco años, si bien existen referencias de plantaciones de más de 10 años.  

Su perfume, fresco y agradable, tiene un toque de limón.  Y si usted es de los que cree - como creo yo - que cada planta tiene su “vibra” particular, sepa que los entendidos señalan que esta planta favorece el desarrollo de un excelente “ambiente” a su alrededor.  Entonces, siémbrela usted en su esquina o espacio favorito.

 

 

Foto: Scamperdale / CC BY-NC 2.0