8 Sep 2014

Fruta de esta Luna y otras aledañas: el “mamón chino”

Por Jorge Ventocilla

Será porque pensamos que al otro lado del mundo está la China pero a cualquier producto exótico - o que parece venir de muy lejos -  le acomodamos el mote de “chino”.  Lo digo porque la fruta conocida popularmente como “mamón chino” (Nephelium lappaceum), no es exactamente originaria de China sino de Malasia. Hoy en día esta fruta se cultiva en muchos países de los trópicos húmedos del mundo entero.

Cada vez hay más árboles de mamón chino en Panamá y algunos años la cosecha de esta agradable y atractiva fruta es abundante. A partir de julio ya llega mamón chino al Mercado de Abastos de la ciudad capital y su temporada de producción dura a veces hasta entrado noviembre. Como otros productos agrícolas, el mamón chino que se consume en la capital viene de Chiriquí. Hoy, la fruta tiene ganado su lugar en la mesa de los capitalinos, pero hace unos 20 a 25 años la situación era otra; la fruta no era muy conocida, tenía mayor precio y, según me han dicho, la que aquí se consumía provenía mas bien de Costa Rica.

Dice la literatura técnica que el árbol crece con facilidad y bastante rápido (3-4 pies al año) tolerando diversos tipos de suelos siempre y cuando estén bien drenados. Se reportan árboles que a los tres a cuatro años ya dan fruta. Allá en su nativa Malasia el árbol suele producir dos veces al año, pero por acá solo da una vez. 

Y la producción varía de año en año: árboles de ocho o más años pueden producir hasta 400 libras de fruta una temporada y solo 60 libras en la siguiente.  La fruta, de color verde claro cuando no está madura y de tonalidades entre amarillo a rojo cuando lista,  debe ser llevada pronto al mercado, porque de lo contrario se estropea.

Costa Rica, que tiene sembradas al menos 1,000 hectáreas de mamón chino, principalmente en la zona sur, exporta pequeñas cuotas a El Salvador, Guatemala y Honduras; y recuerdo haber visto información sobre pretensiones de productores del hermano país de incursionar en el mercado norteño. Información que hace unos años consulté, decía que en los mercados estadounidense y europeo se podía vender un kilogramo a $8.

Bueno, quizás usted y yo no tengamos acciones en el mercado de frutas pero es grato comprobar que esta, en particular, tiene años de  abundante producción, quedando así a un precio accesible. Quiera el duende que no le caiga encima ese afán inflacionista que se ha apoderado ya de tantos rubros de nuestra economía.

Para aquellos interesados y que tengan espacio dónde sembrarlo, recomiendo intentar la germinación de las semillas del mamón chino. No es tan complicado el proceso y de pronto, para el 2018, ¡ya tengan su primera cosecha!