28 Ago 2015

El pájaro carpintero

Por: Jorge Ventocilla

El pájaro carpintero.

Quizás sorprenda a algunas personas la presencia de "carpinteros" en plena ciudad. Pero lo cierto es que hay una buena cantidad de ellos y aun en sitios congestionados como la vía España o la calle 50. El Carpintero Coronirrojo (Melanerpes rubricapillus) es la especie que vive en la ciudad capital y en muchas otras ciudades y poblados de las provincias centrales.  

En áreas boscosas aledañas, como el Parque Natural Metropolitano o el Cerro Ancón, se observan hasta dos especies adicionales, ambas más grandes que el coronirrojo y con copetes de plumas rojas terminados en punta sobre la cabeza (de esos que se parecen al “pájaro loco” de nuestra infancia).

Su pico grande y fornido permite al carpintero golpear repetidamente en la corteza de los árboles, buscando insectos que comer. Algunas personas piensan que al picotear los árboles los dañan cuando en realidad les hacen un bien pues se alimentan de insectos plagas.  

A veces, sobre todo en la estación seca, buscan frutas para comer. Y vienen entonces a los comederos que habilitamos para las aves.  

El llamado del carpintero coronirrojo es fuerte y distintivo y, con un poco de practica por nuestra parte, fácil de aprender a distinguir: dos traqueteos, seguidos por una muy breve pausa y luego un tercer traqueteo.  En el interior del país estellamado puede ser ligeramente distinto.

Hablando del interior, me comentó Francisco Delgado, insigne ornitólogo chitreano, que al sur de Azuero al coronirrojo le llaman “cherele”. Y “carrasco” al norte de Penonomé, allá por Chiguirí. Alguna vez Francisco ha visto a los carpinteros de Azuero hacer nido en postes del tendido eléctrico (de madera de pino). Y además pelear con los búhos pequeños por los nidos,pues tienen igual hábito de anidación.  

“No te olvides de mencionar el detalle”, me recordó Francisco, “que mientras que los ‘subepalos’ - a quienes también llaman ‘carpinteros marrones’ pero que son mas bien de una familia distinta de aves -, trepan por los palos en línea recta, vertical, los carpinteros suben dando vueltas alrededor, en espiral, hasta llegar al extremo.  Y luego se tiran hacia abajo volando, hacia otro tronco o rama, para nuevamente empezar a subir dando vueltas en espiral.” Detalles de un observador experimentado, como es este naturalista amigo de Chitré. 

Todos los carpinteros necesitan de árboles (o palmas) secas para hacer sus nidos: una buena razón para no eliminar inmediatamente del jardín cualquier árbol que muere.  Frente a la cocina de mi casa había un viejo árbol de Astromelia, que murió hace unos años y se secó.  Por cuatro años cuán útil fue para una serie de aves, sea para conseguir bichitos de entre su corteza o para anidar.  Varias generaciones de carpinteros coronirrojos nacieron en nidos hechos en su tronco seco.

-----  -----

Ilustración: Carpintero coronirojo, Dana Gardner